Crónicas des de Palestina

CRÓNICA 2: DE FAMILIAS Y CARPAS DE CIRCO

Hay familia extensa y familia intensa, la primera se encuentra por todo el mundo diseminada y la segunda se aloja en un espacio tan cercano al corazón que hasta mi propio pericardio se enciende con sus alegrías y se resiente con sus penas.

Pero en ocasionas esta familia, la intensa, se convierte en la extensa, por lo que el calendario de las emociones se mezcla con el mapa de las geografías de la vida, y entonces uno se encuentra comiendo arroz con pollo en casa de su hermano del alma, que tiene nombre palestino y metralla en la pierna (para que nunca se le olvide que ha nacido bajo una ocupación militar), y discutiendo con la señora de la casa que te quiere servir el tercer plato bajo la máxima incuestionable: “”la mama, la mama”. En esos momentos uno no sabe si levantar en brazos a esa anciana con velo (que sus rezos mirando a la meca la salvaron de la bala de un francotirador israelí), o llevar la mano al pecho en señal de respeto como hacían en las películas de romanos que veía los sábados por la tarde mientras mi madre calcetaba.

Total, que las geografías y los calendarios se vuelven locos y acaban haciendo el amor en medio de una guerra, y sin darme cuenta me encuentro atravesando un chek-point que recuerda a los mataderos de reses, preguntándome si estoy en el siglo XXI o en la Varsovia nazi.

Pero para cuando mi mente racional (osea, que raciona lo que es capaz de ver) vuelve en sí y se ubica en el escenario de la mayor injusticia que occidente permite en la actualidad, me veo abrazando a otro ser querido, que en mi imaginario representa a ese primo cabal, aplicado y responsable (carrera universitaria y corte de pelo que toda suegra querría ver en el altar al lado de su hija) contándome entre broma y broma su última visita a las inhumanas cárceles de Israel, pero ya que como él sigue organizando los campamentos de verano para los niños palestinos en cuatro días tengo que dar un taller de risoterapia para 40 adolescentes.

Mientras, por las calles se escuchan los rezos de los muajín ,los ortodoxos vestidos de época se mezclan con el ejército mejor armado del mundo y turistas simulan el viacrucis de Jesús (guitarra y cruz incluida), es en ese instante que lo entiendo todo, cuando el mundo está al revés solo los payasos tienen la autoridad de proponer nuevos mundos…

Por eso mi familia es como un eterno circo, que me acompaña a todas partes y, sin embargo, vive en muchos lugares distintos a la vez. Bajo esta carpa, la fraternidad se vuelve bandera, la libertad se convierte en la lengua oficial y la igualdad es la forma que tenemos de ver el mundo .Por eso el FESTICLOWN EN PALESTINA se celebrará como lo que es: una celebración en familia, esa que llaman humanidad.

Iván prado.

Jerusalem 19 de julio

CRÓNICA 1: LOS SONIDOS DEL RECUERDO

Hay noches que palestina suena como una canción de los antiguos bardos, profunda y ensoñadora, lejana y emocionante, y otras noches parece que el corazón te va a explotar de pasión escuchando sus tambores y darbukas, atrapando en el tiempo tierra y olivos, costa y horizonte.

Hay noches que simplemente se puede sufrir el estruendo de las sirenas militares, las bocinas de los jeeps, los motores de las escavadoras que tumban casas y derechos, las bombas cuando caen y cuando vuelven a caer.

Por eso la 1ª noche en palestina, con la luna repleta de recuerdos y promesas escuchando la fiesta del pueblo de Nablus, sus canciones y sus músicas me recuerdan porque estoy aquí y ahora, porque de nuevo regreso bajo bandera clown en una nave pirata en medio de la tormenta, es en la oscuridad y con el fuego de la memoria prendido que recuerdo mis noches en gaza, bajo el silencio aterrador de los misiles israelis, silencio que absorbe la vida hasta dejarla prácticamente congelada, antes de que el atronador final estalle en miles de partículas de rabia e impotencia.

Es escuchando la celebración de un pueblo con tierra pero sin estado que recuerdo las balas trazadoras cruzado la fachada del hotel en la franja cosiendo a fogonazos la frágil vida de un pueblo que huele a mar pero que no puede tocarlo.

Es en las primeras horas de mi regreso a palestina que la noche y su implacable mandato me recuerdan que hace 8 años abracé una causa, la de la humanidad entera, en forma de cometa y campos de refugiados, con el sabor de un fusil militar y del aroma que desprende la esperanza buscando la luz entre grietas de muros de terror y cárceles a cielo abierto.

Y cierro los ojos y veo un festiclown en una ciudad palestina liberada de ejércitos donde los niños no enseñan los restos de la metralla en sus delicados cuerpos sino sonrisas que rajan el alma de arriba abajo decalarando abierta la fiesta y la vida.

Iván prado.

Jerusalem 18 de julio (mal día para olvidar)

CRONICA 0: EL MAYOR CHEK POINT DEL MUNDO

Avión, madrugada, cafés y bocadillos que solo saben a risas nerviosas y abrazos cómplices, es el mismo viaje que hace dos años, que hace un año, que hoy….

Prisas y miedos, horas de sueño robadas por la excitación y el trabajo, emociones de la despedida y sueños por cumplirse;, Madrid-tel aviv-jerusalem y entre medias el mayor chek point de la historia: Ben Gurion.

Un chek point disfrazado de aeropuerto:

Pasillos que se vuelven interminables, que amenazan con su luz de hospital y sus cámaras móviles, pasillos que para mi solo tienen un destino: la garita de interrogatorios de la policía de fronteras isarelí; el sin bet.

Todo en este aeropuerto está calculado y previsto con la misma precisión enferma que el muro de la vergüenza, que ahoga Cisjordania en mitades que no se tocan. Agua que cae del cielo para recordar que Israel se ha apropiado de los pozos de esta parte casi desértica del mundo, militares disfrazados de paisano para esconder que son la 1º potencia mundial en inteligencia y espionaje, y metros y metros de pasillos para empequeñecerte con cada paso si sabes que no eres bienvenido a la tierra prometida.

Una vez más acontece, un funcionario, yo le llamo el taxista, decide llevarse mi pasaporte de paseo y a mi detrás como un perrito faldero, hasta la ya familiar sala de espera en la que empieza un ir y venir de gente que ,más que personas son tratadas como virus: Israel no quiere ser contaminada por los derechos humanos ni el libre tránsito de la gente y su historia.

Pero después de 16 meses y un estúpido interrogatorio consigo entrar en Palestina, parece que la celda y la deportación no son mi destino en este viaje, por lo menos de momento ….

Ben Gurion, como bien lo saben los solidarios internacionales (especialmente en estos días) y el pueblo palestino señaladamente, es un chek point que retiene, expulsa, encarcela e humilla a toda la humanidad, pero hoy como un cíclope dormido ha dejado que se le cuelen dos pallasos rebeldes con la humilde llama de un festival lleno de dignidad y esperanza: EL FESTICLOWN PALESTINA EMPIEZA SU CUENTA ATRÁS, y mi sueño de volver al corazón de la humanidad se ha cumplido, estoy de nuevo en casa…….

Iván prado. Palestina a 17 de julio( en un taxi colectivo camino del check point de kalandia, mientras cae el sol intentando entrar en jerusalen de nuevo…)

Check Point de Kalandia. Entrada de Ivan i Helena a Tierra AMIGA!

Anuncios

One response

18 07 2011
Judith Linacero

Muchísima suerte amigos! ESpero vuestras noticias desde Barcelona!
Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: